GRAN HOTEL LA FLORIDA

Vivo enamorada de ella…

Barcelona me tiene fascinada. Todavía no entiendo muy bien la razón, no sé si será Gaudí, sus maravillosos hoteles, el Barça, su gente, las tiendas, o la playa…

Quiero pensar que será la combinación de todas ellas las que me hacen siempre pensar en viajar a Barcelona.
Aunque muchos no lo entiendan, esta fascinación por esta ciudad, ha convertido que mi aspiración profesional sea poder establecerme dentro del sector hotelero de Barcelona, siempre con optimismo pienso, que si luchas por ello, lo conseguirás.

Por estas razones, mi primer post del 2013 va dedicado a Barcelona.

Y por ello, os voy a dar a conocer un hotel con mucho encanto, historia, e inmejorables vistas a esta ciudad. Uno de mis favoritos de Barcelona.

Si lo que buscáis es relajaros, celebrar un evento especial, disfrutar de una cena con vistas o descansar después de un día de turismo… el Gran Hotel La Florida es la mejor opción.
Considerado como el único resort urbano de lujo de Barcelona, y ubicado en una situación privilegiada para poder admirar la ciudad, el Gran Hotel La Florida destaca entre el resto de hoteles.

Fue inaugurado en 1924, y después de ser utilizado como hospital durante la guerra civil, pasó a ser punto de encuentro de la alta sociedad barcelonesa. Finalmente reabrió sus puertas en 2001, para convertirse en lo que es hoy, un hotel de ensueño para todos los que lo visitan.

En cuanto a las habitaciones (lo más importante para los que se quieran alojar), he de decir que todas están magníficamente decoradas, con un gusto impecable, desde la habitación deluxe a la suite presidencial (mi habitación favorita gracias al trabajo de Cristina Macaya). En todas ellas se respira tranquilidad y comodidad.

Otro de los puntos a destacar del hotel es el restaurante L’orangerie, punto de referencia por la calidad de sus platos y su servicio exclusivo. No solo de uso de los clientes del hotel, sino también de los muchos residentes en Barcelona que van a degustar asiduamente su cocina.

Por último, destacar la zona de Zen Zone Spa, donde poder relajaros antes de ir a visitar el Parc Guell, La Barceloneta, o la Sagrada Familia. O simplemente donde dejar el estrés tras una semana de trabajo o exámenes.

El siguiente paso, es que visitéis el Gran Hotel La Florida y me contéis la experiencia. Estoy segura que os encantará.

CONSEJO: Si alguien queda sin conocer la ciudad Condal, que no pierda más el tiempo, hay vuelos baratos, una escapadita nunca viene mal, y Barcelona nunca deja indiferente. Es perfecta hasta donde la conozco.

Espero que os guste, y lo disfrutéis.

@gotasdesur

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios